homofobia-y-violencia-en-las-aulas

Si bien, en un principio, el equipo de educadoras y feministas que trabajamos este proyecto, habíamos pensado hacer una entrada específica sobre el colectivo LGTB, finalmente, debido sobre todo a calendario, esa entrada no se planificó en la propuesta definitiva, aunque sí se hizo buena referencia de ello en el primer tema que tratamos “Conceptos básicos relacionados con el género”.

 

Sin embargo, en estos días me ha llegado un video que recoge todo el espíritu de este proyecto y que necesitaba compartir con todxs vosotrxs. En primer lugar, porque es una iniciativa que parte de la comunidad educativa y que cuenta con la participación de todxs sus actores y actrices (alumnado, profesorado y AMPA), algo que me parece extraordinario. Además, el IES Duque de Rivas, promotor de esta maravillosa acción, se encuentra en el municipio en el que vivo (Rivas Vaciamadrid, Madrid) y para mí es un orgullo conocer el maravilloso trabajo que se está haciendo a nivel educativo. Y, por último, porque como educadora y madre siento la necesidad de hacer una llamada de atención a la comunidad educativa, para que repensemos cuál es el objetivo de la educación y qué deben suponer los centros educativos para esxs menores con los que trabajamos día a día.

 

El pasado 17 de Mayo se celebró Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia. Aunque esta terminología sea debatible, ya que más que un miedo viene motivada por el odio, lo que no genera dudas es la necesidad de una fecha que ponga a la vista el rechazo hacia la libertad a parte de la sociedad. Una fecha para recordar que en muchos países la homosexualidad se castiga con penas de cárcel o incluso de muerte o que el matrimonio no es una opción para parejas del mismo sexo.

 
 
mapa-homofobia
 
 

Un aspecto especialmente grave es que este rechazo empieza a reflejarse desde edades muy jóvenes y en el ambiente escolar. La Asociación Somos LGBT+ Aragón, realizó un estudio entre algo más de un millar de alumnos de entre 14 y 18 años de cuatro institutos aragoneses situados en Alcañiz (Teruel), Zaragoza, Huesca y Épila (Zaragoza).

 

Entre sus resultado encontraron que el 75% de los estudiantes LGBTI aragoneses se sienten discriminados y tienen miedo al rechazo. Además, el estudio recoge que el 18% de los alumnos sufren o han sufrido algún tipo de violencia, con casos de insultos, empujones, aislamiento, o rumores falsos.

 

También se registró que el 40% de los alumnos consultados cree que las muestras de amor en público de dos hombres o dos mujeres son ‘desagradables’ o ‘ asquerosas’. Un 22% de los encuestados se siente incómodo ante la bisexualidad, y de hecho, muchos de ellos se cambiarían de sitio si se enteraran que su compañero de pupitre es bisexual. Y en el campo de las personas transexuales, el 21% de los chicos y el 16% de las chicas siente un rechazo absoluto hacia ellas.

 

A partir de datos así, es importante reflexionar sobre qué deben ser nuestras aulas y el importante papel que desempeñan en la construcción de una sociedad tolerante, justa y equitativa. El centro educativo es un espacio en el que nuestrxs chicos y chicas pasan mucho tiempo, en el que, además, interactúan con sus iguales y aprenden a relacionarse, así como unas normas básicas de convivencia. Sin embargo, parece que la educación en valores es algo sólo a desarrollar en el ámbito familiar. Es verdad que la familia es un factor primordial en esa transmisión e interiorización de valores básicos, pero no es el único y el centro educativo se convierte en un espacio privilegiado para trabajarlos. Estamos hartxs de oír casos de violencia entre iguales y todxs nos echamos las manos a la cabeza, sin embargo, en numerosas ocasiones se ve como una pérdida de tiempo que en el aula se trabajen la tolerancia, el respeto, la solidaridad, la empatía, en lugar de las matemáticas, la lengua, el inglés o el conocimiento del medio, a sabiendas además de que no son incompatibles y que, mientras se trabajan unas se pueden ir trabajando las otras.

 

Violencia entre iguales, violencia de género, homofobia, xenofobia, racismo, etc ….. convierten a los centros educativos en calvarios para muchxs adolescentes que destacan por cualquier razón. Hagamos de esos pasillos y esas aulas un espacio en el que nuestrxs menores se sientan a salvo, comprendidxs y con libertad suficiente para expresar sus emociones, “sus diferencias”.

 

Este año la ciudad de Madrid se convierte en la anfitriona de la Manifestación Mundial del Orgullo LGBT. Invitemos y acompañemos a lxs más jóvenes a comprender la necesidad de reivindicar el rechazo que sufren millones de personas alrededor del mundo, y a celebrar que ames a quien ames, Madrid te quiere, y eso amigxs debería ser universal.

 

Aquí os dejo el vídeo que han grabado en el IES Duque de Rivas. Una forma de decir “No” a la violencia, a la homofobia y, sobre todo, al silencio que acompaña a todas las situaciones de violencia y que ayuda a perpetuarla.

 
 

 
 

Y un regalo, para educar desde que son pequeñxs para prevenir la homofobia. Un cuento para niñxs a partir de 3 años “Con Tango son tres”.

 

con-tango-son-3

 
 

Y aquí esta el informe del estudio aragonés:

 
 


Sofía Vergara
Psicóloga.
Ana Pérez
Pedagoga.


 
 

retos-por-la-igualdad-web2
 
VER PUBLICACIONES

 
 

VER MATERIAL AUDIOVISUAL

 

 

logos-mc-y-caixa

 

Difunde este proyecto:

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone